Tendencias de negocio para 2010

“Acabo de ver los dos primeros webinars de Innovación y Tendencias en 2010. ¡Me encantaron! Fueron casi dos horas a puro brainstorming… ideas para generar ideas, para mover viejas ideas… ¡genial!

Los contenidos: impecables… la organización está clarísima. Los ejemplos son perfectos.”

Eso me escribió hace poco Paola Díaz, de Le Canto las Cuarenta.

Se refería al primer curso de este programa. El mismo que comienza el martes 16.

La inscripción cierra el lunes. No te lo pierdas!

Te podés inscribir aquí.

Cómo obtener recursos cuando no hay financiamiento

César apareció hace minutos y de improviso en el Google Talk. Después de los saludos, me dijo:

“Queria comentarte que ayer puse en práctica nuevamente el plan de negocios que armamos y me fue genial”.

César terminó la Tutoría On Line para Emprendedores a fines del año pasado y está desarrollando una empresa de Internet.

Lo que me contó que acaba de hacer es una alianza con una empresa de informática por la que ésta le cede el uso de infraestructura a cambio de la prestación de ciertos servicios que va a ofrecer la empresa de César.

Lo de “poner en práctica” viene a cuento de que el año pasado analizamos durante la tutoría las opciones que tenía para conseguir recursos mientras no tenga financiamiento. Lo cierto es que hay muchas formas (que a veces permaneces ocultas por nuestra falta de entrenamiento para verlas) que sirven para obtener o utilizar los activos que necesitamos, sean estos tangibles (como oficinas o equipos) o intangibles (como publicidad para hacernos conocer o ciertos conocimientos para desarrollar nuestro producto). Esas opciones son las que exploramos y uno de los resultados fue el que me comunicó hoy.

La alegría de César por haber puesto en práctica el plan es típica. Es la sensación de poder hacer algo que antes no sabíamos que podíamos.

No debe haber sensación más gratificante.

Si les interesa hacer la misma tutoría que él, es el quinto curso de este programa. Ojalá el tuyo sea el próximo caso de éxito.

Las cinco leyes del innovador

No soy afecto a las frases estridentes ni a las teorías rígidas sobre lo que “se debe” o “no se debe hacer”. Especialmente en el ámbito de la innovación y los negocios.

Sin embargo, reconozco el valor que tienen las enumeraciones para recordar una serie de consejos para mejorar algún proceso o actividad. Las “leyes” o “mandamientos” sirven para eso, para recordar.

En el caso de la innovación y para el contenido del curso de Innovación de Tendencias de Negocio presenté cinco leyes del innovador, las que considero esencial tener en cuenta para crear nuevos productos y empresas. Aquí van las cinco junto con un resumen de su explicación:

1. Copiar tambien puede ser innovar

La imitación tiene mala prensa. Especialmente en el mundo de los innovadores. Sin embargo es uno de los mecanismos fundamentales para crear. La innovación es un concepto relativo. Lo que es estándar en un lugar puede ser una gran innovación en otro. A veces la innovación se trata de relocalizar una idea.

2. Finalmente todo llega

Se desprende de lo anterior. Cuando miramos qué sucede en otros países o mercados, los productos o empresas que son exitosos, tendemos a justificar su éxito en función de las particularidades de esos países o mercados. “Está muy bien para los EEUU, pero aquí…”. Esa es la frase que mata toda posibilidad de innovar por imitación. La verdad es que, tarde o temprano, casi todo lo que es un éxito en un país que marca tendencias o vanguardias (como EEUU) termina llegando antes o después al resto de los mercados globales. Del mismo modo, todo lo que funciona en un país podría con el tiempo funcionar en nuestro propio país. Siempre y cuando tengamos en cuenta el próximo punto…

3. Casi siempre hay que adaptar

Las transferencias de ideas de negocio, productos, servicios o modelos, no son automáticas. Requieren adaptación, sintonizar las características culturales y económicas del lugar en el que se van a reproducir. Pensar en imitar una idea de negocio exitosa implica también pensar en cómo adaptarla al nuevo medio. Preveer qué cambios será necesario hacer. Qué resistencias podría haber en los consumidores, que inercias, y cómo superarlas.

4. Las tendencias son una buena forma de seguir la pista de las buenas ideas

Ideas hay muchas, pero ¿cómo detectar las buenas? Si las buenas ideas de negocio son como automóviles, las tendencias socio-económicas son como las autopistas. Las ideas que funcionan se mueven dentro de cursos que son bastante previsibles. Si queremos detectar dónde hay vehículos debemos saber dónde están las autopistas (y en qué dirección apuntan). Conocer tendencias no sólo me ayuda a descubrir buenas ideas de negocio, sino que facilita preveer las chances de éxito de esa idea.

5. Hay claves o patrones de innovación que ayudan a repetir el truco

¿Porqué reinventar la rueda? Existen conceptos de negocio que se repiten sin cesar, una y otra vez, para desarrollar productos o servicios que a primera vista parecen muy diferentes. Sin embargo tienen un concepto o patrón subyacente que es el mismo. Por ejemplo: transformar un mercado tradicional en un mercado digital. Se ha hecho cientos de veces, y se sigue haciendo. El punto es descubrir un mercado tradicional que aún no haya sido “migrado” a la web. Otro ejemplo: contactar grupos o comunidades de necesidades complementarias. Hacer “match making” y crear mercados que antes no existían. Conociendo esas claves o patrones, crear productos o servicios es más sencillo y menos riesgoso.

Esto es lo esencial de cada “ley” que puede ponerse en práctica inmediatamente con este conocimiento básico.

Sin embargo, si desean explicaciones más detalladas con ejemplos y casos para ilustrar pueden encontrarlos en el curso de Innovación y Tendencias que  comienza el 16/3.

PD: Aquí hay una descripción más completa de los contenidos de ese y de los otros 4 cursos del Portfolio y aquí explico porqué elegí esos contenidos y para qué sirven.

PD2: hasta el 10/3 el costo del curso tiene un importante descuento por inscripción anticipada. Aprovénchenlo! Pueden inscribirse aquí.

¿Para qué sirve el e-learning?

Un amigo periodista me preguntó hace poco porqué apostaba a los cursos on line. Por supuesto tengo mis motivos. En pocas palabras yo diría que las ventajas son:

1. la localización,

2. la flexibilidad de horarios, y

3. la distribución del tiempo del capacitador.

¿Qué significa esto último? En este video explico mejor los tres puntos.