Diez claves para emprender en el 2009 (powerpoint)

Aquí está la presentación en powerpoint que usé ayer en la última Clínica del año en Palace Garden. Gracias a todos los que vinieron y suerte en el 2009!

PD: Y si estás pensando en emprender algo este año, aquí hay más recursos.

About these ads

12 comentarios en “Diez claves para emprender en el 2009 (powerpoint)

  1. ¡Qué lástima que ya terminó! ¡Esperamos tenerte el año que viene en alguna otra clínica/seminario/charla!

    Te cuento que de las 8 clínicas del Palace, rescaté muchísimos conceptos. En los mejores de ellos, vos empezabas la frase diciendo: “Por más que parezca obvio…”. Y me di cuenta de que es así, que aquellas cosas que parecen triviales son las que todo el mundo pasamos por alto. Así que creo haber dividido las claves para emprender en 3 grandes preguntas, dentro de las cuales se encuentran englobados el resto de los conceptos técnicos (diferenciación, segmentación, innovación del producto, etc).

    1) ¿Hay clientes?
    Sí, parece más que trivial. Inclusive parece idiota. Pero es algo que hasta Peter Drucker detectó como fallas en compañías multinacionales, ¿por qué no habríamos de equivocarnos nosotros?. ¿Realmente hay un grupo de personas que necesiten lo que nosotros ofrecemos? ¿Satisface las necesidades de alguien? Sin clientes, por más genial que sea la idea, no existe negocio.

    2) ¿Por qué a mí?
    No, no es un lamento (al menos no si nos lo cuestionamos ANTES de emprender :P ). Esta pregunta tiene que ver, entre otras cosas, con la diferenciación. Es decir, por qué alguien adquiriría MI producto/servicio y no el de la competencia. Es algo que la mayoría de las personas no piensan. En la última clínica hablamos sobre el comportamiento en masa. Hay gente que gana plata con los cybers, entonces todo el mundo pone un cyber. El típico ejemplo argentino de esto fueron las canchas de Paddle, pero va más allá… ¿cuántos de nosotros abrimos un blog sin nada original que mostrarle al mundo? Creo que esta pregunta se puede aplicar a un espectro muy amplio de actividades, inclusive las no relacionados con los negocios.

    3) ¿Cómo rentabilizo?
    Tenemos nuestra gran idea, un segmento de mercado jugoso, dinero y know how para llevarla a cabo, muchas características que nos dan ventajas competitivas, diferenciación y hasta levantan barreras de ingreso para nuevos competidores (¡wow!) pero… ¿cómo gano plata? Muchas veces charlo con personas sobre emprendimientos on-line que tienen ideas realmente innovadoras, pero al momento de preguntarles cómo hace ese negocio para agrandar su cuenta en PayPal, se crea un silencio. En una clínica se habló sobre la redefinición de la estrategia de precio y sobre productos/servicios gratuitos para los clientes que son auspiciados por publicidad. También hay casos de productos/servicios con ambas modalidades: gratuitas y pagas (obviamente la segunda tiene un valor agregado que justifique el pago).
    Todas son preguntas a tener en cuenta, no sé si hay una principal o no (Eduardo, te dejo esa inquietud para que me develes) pero creo que la forma en que se rentabiliza un proyecto es tan importante que hasta puede convertirse en una ventaja competitiva. ¿Estoy muy errado?

    Bueno ese fue la forma en que me llegó el ciclo de clínicas. Adentro de esos 3 grandes grupos, metería los conceptos que fuimos viendo a lo largo de este tiempo. Me gustaría que me dijeras qué capté, qué no, qué cosas “no son tan así” ;) Pero más que un feedback teórico, me gustaría darte uno personal.

    Ya la sección “Quién soy” de tu blog adelanta el tipo de persona con el que nos vamos a encontrar. Sin embargo, nunca me imaginé que alguien con ese CV podría ser tan accesible, simpático y dispuesto a escuchar. Generalmente las personas pecamos de arrogantes. Es inevitable. En el ámbito en el que nos manejamos con comodidad y del que conocemos demasiado, creemos saberlo todo o menospreciamos los comentarios ajenos. Eduardo no. Eduardo escucha atento, y después te muestra qué estás planteando bien y qué no. Pero no con una actitud presuntuosa, sino con total humildad y con la calidez de un maestro que enseña a escribir a un chico. Porque eso es lo que me sentí, un chico aprendiendo a escribir, descubriendo todo un mundo nuevo.

    Es más, en la última clínica, mientras hablabas de la crisis financiera, pensaba en todas las cosas que nos enseñaste en los últimos dos meses me pregunté “¿Crisis? ¿Qué crisis?“

    Ya en el cierre de este testamento que quiere competirle a “La guerra y la paz”, quiero agregar la frutilla del postre (frase trilladas, si las hay): El ciclo de clínicas podría haberse llamado “Conceptos empresariales aplicados a emprendimientos de bajos costos y alta rentabilidad”, o tal vez algo como “Estrategias para emprender en momentos de crisis” o, por qué no, “Captando necesidades y convirtiéndolas en negocios”. Sin embargo, el título fue: “8 ideas para crear la empresa de tus sueños: CÓMO VIVIR HACIENDO LO QUE MÁS TE GUSTA”. ¿No deja en claro el tipo de persona con el que nos vamos a encontrar? Creo que no hace falta recalcar el valor humano del que ya hablé, el título habla por sí solo.

    Antes de irte del Palace Garden, nos saludaste dándonos las gracias. Sigo preguntándome por qué. No sé si habré podido aprovechar todo lo que podía o si se me escaparon varias cosas, pero seguramente habrá otra oportunidad. Sin embargo, eso no es lo más importante, lo verdaderamente increíble es que, en un país corrupto, con inestabilidad económica, con poca población (o demasiado concentrada) y demás aspectos negativos nos mostraste una cosa: Eso que nos gusta, eso que tanto nos hace felices, ¡es posible!

    No, Eduardo, bajo ningún concepto voy a aceptar tus “Gracias”. En cambio, te las doy a vos: ¡¡¡GRACIAS POR TODO!!!

  2. David, tu comentario realmente me emocionó. Por varios motivos. El primero es que, a lo largo de los años, quizás ha habido varias personas a las que una charla o ciclo les ha dejado algo o les sirvió en su trabajo o carrera. Pero no todas (en realidad muy pocas) escriben un comentario como este. El segundo motivo es que me tocaste una fibra íntima en varios pasajes cuando describís que clase de personaje soy. Yo creo eso, que todos elegimos un personaje, lo creamos, y esa es la historia que vamos contando en la vida. Que al fin y al cabo la vida es eso, una historia. Me tocó lo que contaste porque eso es a lo que yo aspiro, a inspirar a la gente y a intenta mostrar qué cosas puede hacer. A veces sospecho que la gente ya trae a las charlas ese conocimiento y ese convencimiento íntimo de lo que pueden hacer, pero (como me decía Mario anoche) “a veces sirve verlo en una pantalla o que te lo recuerde otra persona”. A veces pienso que la gente viene para que otra persona les recuerde eso que pueden hacer. Mi personaje es esa otra persona.
    El último motivo es que suelo impresionarme con la creatividad que surge en los talleres que doy, no porque no lo espere, sino porque el asombro se renueva siempre. Pero lo que no es tan frecuente es que además de creatividad alguien muestre la capacidad de condensar en tan pocas palabras todo el palabrerío que usé en 8 reuniones. La síntesis que pusiste es (dirían los matemáticos) elegante. Precisa. Si no te molesta la voy a subir como post porque es un excelente resumen.
    Gracias (dejame decirlo por el comentario, al menos ) y ojalá nos veamos el año que viene.
    Un abrazo
    e

  3. Suba, nomás! Son sus conceptos! :)
    Bueno, está bien, te lo acepto al menos por el comentario (¡Qué cosa! ¡No quiere perder una Eduardo! :P)
    Yo también espero que todos nos veamos el año que viene (si no es en el Palace, convenceremos a otra institución ;)) pero sobre todo, ¡espero que empecemos a vivir haciendo lo que más nos gusta!

  4. Pingback: Las maravillas de la Web… « El Banquero de la Libertad

  5. Gracias Gustavo. Aprecio mucho tus comentarios y la recomendación que hacés de ellos. Leí tu comentario en tu blog. ¿Porqué doy cosas sin cobrar por ellas? En parte es porque creo que compartiendo se recibe más. Honestamente, creo eso. No es que no haya que pensar como rentabilizar lo que hacés, obviamente. Pero lo que “regalás” también vuelve… Además, esto es raro, pero este blog está comenzando a funcionar como esos esquemas “Freemium”, el 90% de la gente está contenta con lo que encuentra y puede descargar gratuitamente. Pero el 10% restante comienza a pedir cosas que sí son pagas. O sea me genera ingresos por contratos. Cosas de la web… Ese va a ser uno de mis próximos posts.

  6. Pingback: Tres preguntas para crear tu empresa « El economista en piyama

  7. De nada, Eduardo. Ud. se lo merece.

    Agradezco tu explicación.

    De todas formas, siempre está “el huevo o la gallina?”.

    Tu blog puede estar comenzando a funcionar como freemium, pero alguna vez lo comenzaste, seguramente sin imaginarte en que iba a derivar (mushotoku – “nada que ganar nada que perder”), y eso – por la calidad del mismo es evidente – lo debes haber hecho por puro placer.

    Ahora la generación de ingresos, es un merecido fruto de tu pasión y generosidad.

    Cosas de la web (Maravillas de la web, diría yo).

    Esperamos ansiosos tu post sobre esto.

    Aprovecho para reiterarte mis mejores deseos para el 2009.

    Abrazo

  8. Buenísimo el blog, y muy útiles los consejos. Sobre todo el último, hay mucha gente que piensa que el dinero en la web se genera por arte de magia.

    Suerte!

  9. Pingback: Cómo aprovechar las oportunidades de la crisis en 2009 « El economista en piyama

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s